Tutorar hortalizas con ORTOMALLAS

Ventajas de utilizar ORTOMALLAS para tutorar hortalizas.

Entre las hortalizas mencionadas anteriormente las que más demanda presentan para instalar un sistema de tutoreo con ORTOMALLAS se encuentra el tomate, el melón y las judías, puesto que el crecimiento que presentan cada una de estas plantas exige la utilización de herramientas capaces de mejorar tanto su calidad y crecimiento.

Algunas de las ventajas que presenta el uso de las Ortomallas para tutorar se encuentran:

*Reducir la mano de obra.

*Concentrar el gasto energético en la fructificación.

*Organizar y reducir el espacio por planta y surco.

*Mejorar la fitosanidad.

*Facilitar el corte y recolección.

*Permitir una mejor captación de luz y ventilación.

*Reducir el uso de insecticidas

Tutorar acelera el proceso de cosecha.

El tutorar los cultivos vuelve más rápido el proceso de cosecha.

En el caso de tomate, melón, pepino y pimientos el tutorar con la malla espaldera ORTOMALLAS es una estrategia que ha levantado el interés tanto en los agricultores como en los horticultores de todo el mundo. La comodidad a la hora de la cosecha es mejor al tener un cultivo levantado del suelo; también la fitosanidad se vio reflejada al hacer esto, pues conforme avanzaba el tiempo los fitopatógenos presentes en las plantas fueron incrementándose por diversas situaciones como es el cambio climático, los cambios en el suelo, los encharcamientos de aguas negras, entre muchas cosas más.

Tutora hortalizas con Hortomallas

Tutorar hortalizas con HORTOMALLAS incrementa los niveles de fitosanidad.

La primera alternativa que surgió fue el tutorado con alguna estructura recta como es el uso de palos, tubos o estacas, pero esto era bastante complicado cuando los cultivos iban aumentando en proporción por hectárea. Otra alternativa que surgió fue el uso de la rafia agrícola, no obstante según estudios se ha detectado que este tipo de tutorado provoca estrés en la planta y disminución de su rendimiento. Este tipo de estrés según estudios científicos se ve reflejado en el tamaño de la planta y por consiguiente en el fruto, puesto que conforme van creciendo las estructuras vegetales es necesario ir reacomodando la rafia para evitar ahorcar los pedúnculos (lo cual si llega a suceder, a la planta le será imposible transmitir los nutrientes necesarios para que termine su desarrollo), o los tallos según se haya acomodado la rafia. La manipulación constante que requiere este tutorado incrementa la posibilidad de que los trabajadores transmitan virus, bacterias e inclusive hongos de una planta enferma a una sana.

Tomatera afectada por fitopatógenos

Planta de tomate tutorada con rafia. Tomatera con algún tipo de fitopatógeno.

Diferencia de tutorar con Hortomallas y con rafia

Tomateras tutoradas de diferentes maneras, donde se puede apreciar la calidad tanto en el fruto como en las demás estructuras vegetales.

Al tutorar con una malla espaldera o también conocida como malla tutora el estrés de la planta se reduce puesto que solo consta de instalarla en el surco cerca de la planta cuando esta es pequeña (preferentemente) y si la planta es trepadora por si sola con ayuda de los zarcillos se montará a la malla. Sin embargo si esta no es trepadora como es el caso del tomate o pimientos solo basta con instalar unos ganchos consecutivos a lo largo del tallo a la malla. Al mantener un tallo rígido y plantas con espacios determinados evita el amontonamiento de plantas, el quiebre de tallos, los daños en las distintas estructuras vegetales reduciendo la rentabilidad de dicha planta.

Hortomallas como tutorado de cultivo de melón

Cultivo de melón tutorado con malla espaldera HORTOMALLAS

Hortomallas como tutorado de tomate

Cultivo de tomate en invernadero con HORTOMALLAS como estrategia de tutorado.

Para más información contáctenos aquí

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *